Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

salado

______________

_

Escribo el ahora
con el segundero del reloj
clavado en un ojo.
Y en el otro, impresa la luz
de una tarde de un viernes de otoño
que muere en la ventana de un coche.

Escribo este preciso momento
desde el último empujón
de la memoria.
Desde la madrugada de un sábado
en que me amanecías la piel.
Sin saber si esa aurora
es acontecida y recuerdo,
o se escabulle ligera
por el sumidero del tiempo
hasta cualquier futuro posible.

Escribo este verso salado,
este suspendido presente,
sin lentes ni cronómetro,
sin la prisa del vaso vacío
ni la urgencia del cuerpo tenso.
Sin saber si pasó, si pasará.
O si está pasando.
_

salero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 10, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: