Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

aprender (des)

__________

_

Uno anhela aprender:
así aprende la noche,
la huella, la piedra.
Y la propia sombra
bajo el haz de luz.

Uno insiste en comprender.
Y comprende el vello
que se eriza, y el labio
que se cuartea
falto de espuma y de saliva.
Incluso, a veces, comprende
el latido y el extravío.

Pero nunca desaprende,
por muy curtido que esté,
el ruído seco de ese perder:
el chispazo inútil
de los imanes averiados,
el eco de las pisadas
que se alejan.

Aprende uno a prender
fuego a la leña del recuerdo,
y a calentarse las manos
en esa hoguera.
O debería.
Debería aprender a desprender
los miles de capas
que se adhieren,
tenaces, a la piel.
Que sedimentan,
que se alimentan,
de lo que uno aprendió
del silencio.

Aprenderte.

_

aprender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 30, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: