Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

nana 2.0

___________

_

Esto es una nana de domingo por la tarde,
de noche temprana de otoño
y de gris que avanza.
Esto es un lullaby de mirarte y verte
dormir a mi lado. Sonriendo,
como si el tiempo fuera
tan solo tiempo, y no un sólido
que se congela en un gesto
y se instala en el desasosiego.
Es esto una canción de cuna
que es una cama que se inunda
después de todos los incendios,
y nos mece con la métrica
de la respiración.
Es un arrullo de víspera
de lunes con lluvia al fondo.
Duerme esta nana conmigo,
en este segundo  intranquilo
por la duda que acude,
por el despertar al que no se convida,
pero se teme su llegada.
Esto es una nana de lunes de madrugada.
Un lullaby de buscar con la mano dormida
entre el relieve desierto de una sábana.
Duerme esa marea,
encuentra mi mano.
_

nana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 3, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: