Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

intervalos dispersos

__________

_

Cierro el paraguas cuando llueve,
o para que llueva.
Llevo siempre sal en los bolsillos:
la lluvia salada conduce
la electricidad.
Tal vez así consiga el chispazo que salve
la maldita distancia
entre tu cuerpo y el mío.
Un relámpago que desintegre
nuestra sombra en cientos de aves
que vuelen en todas las direcciones,
durante el lapso que dura
la historia universal de un abrazo.
Cierro la puerta, y me quedo fuera,
cuando llueve. O para que llueva.
Que sea yo quien llueva. Que sea
suficiente con lloverte.
Con yo, verte.

Me abrirás
cuando pase la tormenta.

_

rain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 4, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: