Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

expecta(c)tiva

___________

_

Pídele tú al imán
que te explique el magnetismo,
o interroga a la marea
para que teorice
sobre la dinámica de los fluídos.

¿Es acaso el asfalto
de esta carretera
un milímetro en un mapa?

Requiérele a la hierba
que detalle como vira
el sol en leña y en hoja,
o que te muestre la sombra
la conjetura de su perspectiva.

¿Sabe el rayo de descargas,
de derivaciones a masa,
o de incendios eternos?

Entretanto yo le iré
rogando a tu tormenta
que nunca traiga la calma.
Y a la noche, que me impida,
por siempre,
encontrar la frontera
entre el grito y el gemido.
Que no me deje recorrer,
de nuevo,
el tránsito que separa
la herida de la cicatriz.

_

eggs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 14, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: