Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

caligrafía

________
_

Una gota de aceite
salta del pan, cuando muerdo,
y aterriza en el papel
en el que garabateo.
Se posa
como una lente dorada
y translúcida.
Un reflejo involuntario
me empuja
a recogerla con el dedo
y llevarme a los labios
esa sinestesia concentrada,
ese destilado de memoria.
Queda en la hoja
un rastro oleoso,
que envuelve la caligrafía,
y la engrasa.
Fuera, noviembre se enfría,
los coches siguen cosiendo
el asfalto a puñaladas,
y yo me escribo dibujando
palabras de aceite
en tu espalda.

_

mancha-inicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 17, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: