Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

con suerte la lluvia


_
 TARDOR
 Sóc ara en avingudes de Novembre
 on tot es fa quiet i sembla caure
 com desistint. La melangia llaura
 camps de records però ja res no sembra.
 JOAN VINYOLI. II de les hores retrobades, 1951

_

_

Todos los otoños adolecen
de la desverguenza de la primavera.
Ofrecen, a cambio, el barro duradero,
y la piel de los cadáveres
de las hojas.
Con suerte la lluvia, el paso
hidráulico, y el río de paraguas
como glóbulos negros
por las arterias del crepúsculo.

Carecen, casi todos los otoños,
de tardes infinitas de soles
que nunca acaban de ponerse,
sobre terrazas que nunca se recogen,
pero nos sobornan con un instante
que concentra todos los grises
justo antes del negro veloz
y certero de la noche.

No envidia el otoño
ni siquiera al invierno
con sus espesas nubes de vaho
tirando de labios y de gargantas,
pues él nos brinda el cristal
empañado de la ventana, y la gota
que, eléctrica, resbala,
por el vidrio, o por la mejilla.

_

tardor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 30, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: