Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

fusible

________
_

¿No debería ser la vida
todo esto?
Cultivar un plantel
de domingos por la tarde,
contar los postes de la luz
que huyen por la ventanilla.

Tú que lo tienes tan claro,
dime:
¿no se trata de desgranar
los segundos hasta
tu próxima aparición?
Quizá consista
en domesticar los recuerdos,
limarles las aristas, hasta poder
encolarlos en su álbum,
sin lastimarnos las manos.

Dime, ¿al final funciona así?
Sonreir a la tormenta, aguardar
el trueno con secreta esperanza,
y explicar esa luz en función
del tiempo que estuvo expuesta
la retina.

¿No es acaso la vida
el gas que respiro
entre un destello
y el siguiente?
_

fusible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 8, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: