Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

mañana de viento

___________

_

Camino esquivando las profecías
de la escarcha,
evitando el cumplimiento
de los vaticinios gélidos,
que se desploman a mi alrededor
como aves ateridas.

El cielo sigue claro y uniforme
como todos los días de viento.

Los oráculos llenan los bares,
avergonzados en su derrota
de no acertar nunca la quiniela,
mientras los poetas
se enamoran en los escaparates
de las tiendas de lencería.

Son esas horas del dia
que presagian una noche espesa,
con el tacto de un colchón mojado,
con el olor a cerrado de un llanto.

Hasta que llegue, escupo al suelo,
aprieto los puños
dentro de los bolsillos,
y expulso una cenefa de vaho
que escribe una mañana de frío.
_

viento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 9, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: