Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

postgerra

________

_

Como me pierdo en los mapas
—también en las carreteras—,
acordemos una estrategia
si acaso estalla la guerra:
haré hoguera en mi tejado
para no extraviarme la vuelta,
haz también fuego en tu puerta
para que llegue certero,
con un hatillo de versos
y la guitarra a la espalda.

Como no sé de palomas
que llevan misivas ciertas,
si se acabara este mundo
y no tuvieras noticias,
quedamos dónde tú sabes
cuando las sombras se escondan.
Aguardaremos la muerte
desnudos como alimañas,
mordiendo la piel del otro,
sudando vida y cristales.

Como me orienta tu norte,
cuando se acabe esta guerra
recogeré los escombros
y levantaré una presa
con las esquinas torcidas
y las ventanas quebradas,
luego desertaré de todo
excepto de tus huellas.

_

postwar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 9, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: