Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

acabar un libro

__________
_

En Comala comprendí
que al lugar dónde has sido feliz
no debieras tratar de volver.
‘Peces de Ciudad’, Joaquín Sabina.

Hoy me reencontré
con esa masa informe,
acre y pegajosa
que se condensa en los ventanales
de los aeropuertos.
Que se solidifica en el cemento
de los andenes.

Es esa substancia
que se contagia
como una epidemia de silencio,
de ausencia de respuesta,
de los pies que se alejan
como único eco.

Penetra en los bronquios,
esa materia, y en la arteria,
como el asfalto gastado
de una avenida desierta
en una ciudad ajena
a los colores de la madrugada.

Me huelo la piel de las manos:
confirmo que estoy
infectado de despedida.
_

libro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 11, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 445 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: