Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

señuelo

___________

_

Debería dejar de intentar
abrazar bocanadas de humo
en noches de temporal,
con la impaciencia
del aprendiz.
Olvidar mi tentativa
de atrapar ese suspiro
en una jaula averiada,
con las puertas abiertas.

Debería prohibirme el conato
de buscar su destello
en todas las multitudes.
No planear amputarme las manos
con el filo de la duda.
Evitar no tragarme
los cristales
de las fintas de la memoria.

Debería dejar de pensar
en el contorno del propósito,
en el laberinto sin hilo
y sin salida, en el aliento
del gesto que invita y rechaza,
en el golpe certero
de su media vuelta,
seguida de su postrer
guiño.

Debería.
Pero no quiero.
_

señuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 14, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: