Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

matriz

________
_

Ya casi siempre es la hora
de todo lo posible.
Es el momento de atravesar
el confín, el horizonte, que separa
el inexperto empujar de toda la vida
que queda por delante,
del leve y cansado arrastrar
el peso de lo pasado.
Ni bisectriz ni secante,
tan solo un pie a cada lado
del antes y del tiempo pendiente.
Transitar todos los cruces, vivir
en la potencia eclipsada,
en la probabilidad adivinada,
en la elección heterogénea,
en el error simultáneo
y contemporáneo
al acierto.
En la carretera principal
y en todos sus desvíos
y recodos secundarios.
Ya casi siempre es la hora
de encontrarte en todo lo posible.
_

matriz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 15, 2014 por en Tus pies descendiendo de los pedestales (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 445 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: