Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

segundos fuera


 

_

Uno se cree un tipo de esos,
fajador, de esos que encajan
todos los golpes y siguen
dando pasos cortos pero firmes
con la guardia más o menos alta.
De esos que escriben sobre resacas,
y polvos, y algún encontronazo,
y evitan usar la palabra amor
como munición de los versos,
incluso de los besos.
Pero al final, cuando suena
la campana, uno se sienta
en su rincón, a recuperar
el aliento,
sintiendo más miedo
por la soledad de la esquina
que por el vuelo de la toalla.
Así que, si vas a derribarme,
procura que no me levante.
Solo soy peligroso
a los puntos.
O eso es lo que se cree uno.
_

Blue_Horizon-10-2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 10, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: