Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cuarenta y uno


 

_

Cuarenta y un escalones
es la distancia que separa
el mundo de mi mundo ínfimo.
El espacio que se interpone
entre este cementerio de libros
—paredes atestadas
de nichos salpicados
de lágrimas de guitarras viudas—
y el universo conocido,
de sus vientos, de sus lunas
de sus fríos y sus tormentas.
Es una máquina del tiempo,
esa escalera verde,
con una puerta a cada extremo:
una es una escotilla vidriada
por donde uno se encarama
a un cielo acotado y postizo;
la otra es la base de una atalaya
desde donde, eterno vigía,
acecho tu ascenso.
_

41escarleras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 11, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 416 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: