Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

intervalos dispersos


 

_

Podría esculpir la lluvia con mis propias manos,
si la hubiera, en este martes plomizo:
sentiría en mis palmas el lamento del mundo
mientras daba cobijo a tus formas urgentes.
Así que, con lluvia o sin ella,
emplearé mis manos en algo insustancial
pero necesario,
algo así como ensayar con empeño la caricia perfecta,
que salve la distancia terca, el tiempo asesino,
el silencio acerado.
Lo que daría yo en este momento
por un aguacero denso y sostenido
antes de que el día diluya
el nombre exacto de todas las cosas.

_

elefante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 13, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 425 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: