Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

en el espejo frío, la boca


 

_

¿Cómo aborrecer, cada día, del espejo
y de su imagen inmóvil y anodina
si una vez, en el mismo cristal
tu reflejo se arreglaba el pelo,
antes de irse?

¿Cómo abominar del frío, si el frío
es mi amigo, y en ocasiones, incluso,
es preludio de abrazo,
preámbulo de piel erizada,
o de vaho entre los dientes?

¿Se puede acaso condenar la boca
que dice hasta luego, hablamos,
no puedo; si es la misma que muerde
y que besa, que gime y que grita
mi nombre en silencio?

Deben existir maneras,
pues algunas mañanas
mi boca te besa
en ese frío espejo.

_

mirror9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 13, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 416 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: