Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cristalización


 

_

Por un instante el tiempo se detiene,
suspendido en forma de astilla de la memoria,
de añico, de esquirla afilada de recuerdo
que se clava en la carne casi sin querer.
Atraviesa, indolente, tejidos y capas
buscando su plácido acomodo.

La piel, en su infinita mitosis,
en su sabio y sosegado recomponerse,
recubre esa herida empujando el cimiento
de una cicatriz probable y venidera.

O tal vez no sea un fragmento de tiempo,
sino un cristal de la escarcha del sudor,
del hielo matutino de la saliva olvidada,
cortando los labios, hiriendo la garganta.

Hay que ser muy valiente
para seguir acariciando esas heridas:
los cristales se hunden y se enquistan.
Hace falta estar muy loco
para ejercer de funambulista
en las agudas aristas
de las mañanas de febrero.

_
broken-window

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 1, 2015 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: