Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

pequeñeces


 

_

Cuando suceden
catástrofes minúsculas,
de esas que solo afectan
a uno —a dos, a lo sumo—,
el mundo sigue girando
como si nada importase,
como si nadie
se hubiese dado cuenta.
Pero con un poco
más de ruido.

Entonces, tú menos yo,
ese cuarteto extraño
de los cuerpos y del reflejo
de uno en el cuerpo
del otro. Esa sinfonía
inacabada de acordes
disonantes, con metrónomo
de segundero.

Entonces pasan
esas pequeñeces.

_

gafas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 5, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 440 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: