Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

menos dos


 

_

El termómetro del coche
marca menos dos.
No menos uno, ni menos tres,
ni ningún otro
número cualquiera.

No es el frío
lo que me preocupa. Tengo
recursos para ahuyentarlo
—el roce, la hoguera,
el hueco entre los brazos—
en cuanto sea preciso.

Tampoco importa
esa sensación de vaho
congelado en la garganta,
los cristales de hielo
en las grietas
de los labios.

Tan solo temo arribar
al borde del precipicio
y gritarle al frío,
con todas mis fuerzas,
a menos dos,
sin que se produzca
el eco.
Antes de resbalar.

_

menosdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 6, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 425 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: