Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

adaptación al medio


 

_

Se veían las aristas desde lejos,
el filo cortante se intuía
desde el principio de la caída.

Igual que en la naturaleza,
tras los colores más vivos,
bajo la piel más llamativa
y junto al más hipnótico brillo,
acecha el dolor agudo, la lucha,
el colmillo y la ponzoña.

Así juegan tigres y lobos
con cintura de culebra,
a dados con mis riñones,
antes de escupir
mis huesos relucientes.

Se veía venir
desde el primer momento.

Aún así,
me abalanzo,
a pecho descubierto,
contra las astillas.

_

wolf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 11, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: