Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

peso atómico


 

_

Se mide la fortaleza
por el número de veces que te levantas,
después de caer.
Y no debería.

Se considera duro
a aquel que devuelve, uno por uno,
todos los golpes.
Y no es así.

La cantidad
de cicatrices que adornan un corazón,
es un índice de su resistencia.
Y eso es mentira.

Asi que,
no te dejes engañar:
no permitas que calculen
el peso atómico de la ausencia,
no dejes que resuelvan
el volumen exacto del desasosiego,
la ecuación perfecta de la maldita
equidistancia.

Y si lo haces,
si consientes
—fuerte, duro, con cicatrices,
desasosegado, lejos, sin su piel—,
que sea con una sonrisa.

Por si regresa.

_

559047-atomic-bomb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 11, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: