Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cerrajero


 

_

Tú dirás lo que quieras,
pero a mi me parece una lástima
cubrir esa piel con armaduras.

Una pena que mis manos
formen parte del metal
que las constituye.

Una absurda condena
que conviertas en cerraduras
las decepciones, y que atranques
las puertas del alma.

Que conviertas en jaula
las costillas y encierres
por siempre
lo que queda dentro.

Una amargura que mis palabras
acaben siendo
algo parecido
a una vuelta de la llave.

Tú dirás lo que quieras,
pero yo no vine hasta aquí
para levantar murallas,
en todo caso,
para derribarlas.
para derribarlas.

_

keys

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 18, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: