Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

ingeniería


 

_

Todos establecemos avanzadillas,
ocupamos espacios remotos o imaginarios.
Momentáneamente, delante
de nuestros pies, justo antes
de planear la invasión,
la posesión. O la derrota.
Aunque solo sea una escaramuza,
lanzamos sondas y bengalas
que iluminan transitoriamente
áreas ignotas, retazos de piel,
brillos níveos de iris o dientes,
justo antes de ordenar el avance
de nuestras tropas
o la retirada de nuestros desertores.
Abrimos caminos, con paso cauteloso.
Tendemos puentes, sin saber
si reuniremos el valor para cruzarlos.
Caemos, también, algunos,
la mayoría de las veces,
sin decidirnos si mirar hacia el cielo
que se aleja en el descenso,
o al suelo que se aproxima.

_

puentes copia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 26, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: