Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

la vida secreta del superhéroe


 

_

Bandadas de muchachos
pasean mientras documentan
su currículum de ausencias,
inclinados sobre dispositivos
electrónicos.
Mientras, las miradas
de los peatones
evitan cruzarse
en los pasos de cebra,
y las caricias se maquillan
con una pátina de prisa.
El viento cruza la calle,
como si fuera un autobús
atestado de rostros almidonados,
sin levantar ni siquiera
una falda o una sonrisa.
En el bar, a mi lado,
la tragedia minúscula se concreta
en un vaso que se rompe
y derrama su contenido
sin demasiada algarabía.
Yo redacto en un trozo de papel
la nota de suicidio
de la esperanza,
las últimas voluntades
del azucarillo,
a sabiendas de que nunca
llegarás a leer esto.

_

texting copia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 27, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: