Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

horizonte


 

_

No sé si estoy diciendo esto en voz alta,
libre ya mi garganta de esa carraspera.
No sé si tiritan en mi boca, las palabras:
aves heridas que no vuelan lejos,
aunque la puerta de la jaula esté abierta.

No sé siquiera si mis manos escriben
o se apremian a cazar, al vuelo, los escombros
antes de que se estrellen contra el suelo.
Ignoro si suelto este lastre para ganar altura,
o encadeno mis zapatos para hundirme en tus charcos.

Pero sé que acierto a adivinarte en los contornos
del día que se estira por sus dos extremos,
a reconocerte en los recovecos del horizonte,
a leerte en los espacios en blanco del texto.
Sé que me bebo de un trago el desaliento.

Escribo y olvido, conjuro y recuerdo.

_

horizon-pyramids-hotel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 2, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: