Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

a sabiendas


 

_

Por muy escarmentado que uno se reconozca
siempre hay ese instante de duda, de desconcierto,
cuando aparecen las primeras señales
de la trampa.

El pulso se acelera, las pupilas se dilatan,
cuando el pie se adelanta para activar
el mecanismo.
A sabiendas del cepo, del trampantojo.
Consciente del dolor agudo del alambre de espino,
del lazo que se estrecha.

Aún avisado de esa maldita atracción impúdica, ilógica,
por las cosas que nos dañan. Por esa mirada
que ya no te mira, pero que buscas, por si acaso,
un instante, se vuelve, y te ilumina.

O eso crees.

Nada se puede contra eso.
Acaso ese lúcido ofrecer el cuello al colmillo,
el hueso al grillete, el tendón al nudo.

Acaso ese apretar los dientes en rictus forzado
que pueda interpretarse como una sonrisa.

_

imagen_id77_tipo3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 1, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: