Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

sé que la luz


 

_

Sé que la luz no se hace,
que hay que cultivarla y esperar,
con la paciencia
del cuarto creciente.
Y sé que lo que veo está
dibujado
en el reverso del párpado.
Sé que tú lo dibujas.

Y si abro la ventana
y la puerta, para que el humo
se vaya, solo consigo
una corriente de ausencia,
una tormenta de prisa
en la comisura de tus labios,
la urgencia de la mariposa
volando en la tempestad,
la nube de polvo en los ojos
que eclipsa y disimula
cualquier asomo de lágrima.

Sé que la luz no se adquiere
en el lineal del supermercado.
Y sé, sobretodo,
de las sombras que proyecta
la poca que conservo.

_

Light-bulb-broken-electricity-generic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 9, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: