Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

osmo(si)s


_

Los hombres tenemos querencia
a sumergirnos en un líquido
cualquiera.
Nos viene del útero, del encierro
submarino y salado,
del buceo atávico, elástico,
caliente. De la solución
que nos acomoda en la carne
que nos alimenta.
Cuando germinamos
al aire de la superfície
—entre sangre y estertores—.
nuestros pulmones se anidan
de lamentos y lágrimas.
Mutamos en ese instante
de morador del fluído
a recipiente nómada y ambulante;
y de ahí, al alma que anima
nuestro hueco y nuestro envase
a la vocación del zahorí,
para llenarnos con mareas ajenas.

Por eso emerger del agua
es tan parecido
a darse cuenta
de que te has ido.

_

_

Eliseo_Miciu_Emerger_Ed_limitada_a_12_copias._full

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 14, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: