Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

aves


_

Conduzco entornando los ojos
por el sol, con la noche aún
en las legañas.
En una esquina de la plaza,
un tipo parecido a mí
—dentro de unos años—
alimenta a los pájaros.
Aparco, me acerco, no tanto
como para espantar a las aves,
o para asustarlo a él.
El hombre levanta la cabeza,
me mira como quien trata
de distinguirse
en una multitud reflejada
en un espejo.
Por un instante yo soy
ese hombre, soy sus dedos
desmigando el pan, y la miga
desprendiéndose de sus manos.
Durante un segundo soy
el pico duro y nervioso
del gorrión cazando el pan
entre los adoquines. La sombra
huidiza de las plumas, soy,
viéndome en ese hombre,
y en el pan a nuestros pies,
siendo devorado por las
palomas, y por su séquito.

_

man-feeding-birds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 15, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 445 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: