Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

una entrega

__________________
_

_

_

Conjeturo el momento en que mis manos
ya no sean refugio suficiente.
En que mi pecho ya no cobije el fuego
que anime las calderas y los torrentes.

Se me aparece una gota de sangre
luciendo ufana en un páramo nevado.
Se me presenta una entrega, un dejarse,
una sonrisa serena de colmillos gastados.
Unas rodillas golpeando, al fin, el suelo.

Entreveo la desazón de los centinelas de hielo
que se deshacen en la grieta furtiva,
que riegan los campos de la primavera
y abonan la posibilidad con su podredumbre.

Se me antoja un futuro de burdo testimonio.
Un mirar desde arriba, un llover despacio.
Se me brinda una cárcel de aire
entorno a tu cuerpo desierto.

Unas manos que no llegan. O que llegan tarde.

_

_
cubitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 8, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 428 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: