Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

a que despiertes

___________________

_

_

_

Como el arreglo vibrante y polifónico
de una sinfonía con vocación de inacabada.

Como el eco del hambre en la boca del estómago.

Como la parsimonia de una tormenta pretenciosa
con aparato eléctrico.

Como la devoción herética
por las cadenas de eslabones de humo,
como la adicción enfermiza
a los barrotes de espuma de saliva.

Como la noche fluorescente de lunas preñadas
y estrellas en concurso de acreedores.

Como apretar el paso, los dientes,
y el cuello de la muerte.

Como el niño que juega con un arma cargada.

Como la lágrima que cristaliza en el párpado,
como arrancarle los ojos al fracaso
y engarzar un rosario de baratija.

Como inventar la fórmula para conjurar la prisa
y plegar el tiempo
como quien dobla una bandera blanca.

Como esperar a que despiertes,
como esperarte.

¿Cómo?

_
boygun

como

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 9, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: