Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

elogio del zombie

_________________

_

_

Yo que ando tan cansado
de no querer creer lo creíble,
de intentar obviar lo posible,
envidio tu paso sincopado,
tu ánimo incombustible
y tu voracidad.

Yo que ya entorno los ojos
ante la letra pequeña
o el horizonte lejano,
codicio tu mirada extraviada,
tus pupilas congeladas
en la última imagen impresa.

Ambiciono tu pulso sin tensión,
tu sostenido encono por el colmillo,
tu soledad en la muchedumbre
en donde prima el hambre
por encima del hombre,
y sobre el latido.

La mayoría no lo entienden,
pero tu mueca es una sonrisa
feliz y llena, con hebras
de carne entre los dientes,
con el instinto mandando
en tu deambular, en tu girar
la cabeza al más mínimo
indicio de vida.

Anhelo tu vaivén al andar
y tu expresión animal,
pero también te compadezco:
tus presas vivas
nos marchitamos
frente al televisor,
o frente al destino que imaginamos.

Camina y muerde.
¡Qué envidia!

_
zombies

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 10, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: