Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cerca

____________________
_

_

Escribo pronto vienes
para que ocurra. Porqué lo dices,
lo escribo. Deletreo
pronto vienes
y la niebla parece disiparse
o, al menos,
adquiere un sabor
más llevadero.

Escribo pronto
y vienes entre los jirones
de la noche y de los kilómetros.
Escribo vienes, y pronto
se convierte
en un adverbio circunstancial
de agua.

Digo en voz alta
pronto vienes
y los ecos me alcanzan
con las aristas domadas,
como palabras que acarician,
chatas y dulces.
Como si los clavos y las astillas
fueran azúcar y vino
en la garganta del que espera
a que vengas pronto.

Digo,
y escribo,
y tú lo dices,
y lo escribes.
Y pronto,
nos venimos.

_
Juntos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 10, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 416 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: