Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

desague

______________

_

_

_

Mi casa es extraña cuando llueve.
A veces las paredes dejan filtrar
algo de la lluvia.
Como un aviso, como una alarma,
una emergencia.
Aún y así me siento
curiosamente tranquilo
cuando llueve en mi casa.
y me siento a ver, también,
como se astilla la luz
en los faros de los coches.
Tiene algo, mi casa, cuando llueve,
de sumidero, de desagüe,
de crecida o de marea,
de herida y hemorragia
que ni se obtura ni se detiene.
Debe ser por eso
que las ventanas me contagian
el sarampión de las lentes convexas
desde las que te veo
en todas las perspectivas
y posibilidades.
O la extraña fiebre
de respirar bajo el agua,
en mi casa, cuando llueve.

__

sumidero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 26, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: