Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

vibración

_________________

_

_

_

No sé qué quiere ahora el día
viniendo a formularme esta pregunta.
No sé de dónde sale ese ahinco
con el que trata de explicarme todo esto.

Ni siquiera sé cómo se orienta
la sombra, por esta senda que transito,
ni el motivo que me alienta
a buscar tu horizonte entre el gentío.

No tengo ni la más remota idea
de la génesis concreta de la palabra
—ni del eco remoto de su etimología—,
pero agradezco su grata vibración
en el tímpano atento de mis manos.

Y la escribo, sin saberlo,
con el pulso un tanto tembloroso,
con la torpe osadía de la ignorancia.
En el braille de tu piel cuando se eriza.

_

ha_0614_goosebumps316_--__w_760_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 27, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: