Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

maybe

________________

_

_

_

el calor se resume
en una piel ardiendo
que envuelve la ciudad entera,
y dilata los poros
de la noche

inclina la ciudad
hacia el costado erróneo
del desconsuelo

por eso la salida del laberinto
—flechas de neón azulado—
casi siempre acaba en un bar

bancos de peces, sin forma
aparente,
aguardan la luz adecuada,
esperan su turno, atentos
a la fagocitosis de cualquier prófugo

pero es un acuario urbanizado
y estanco,
con la dosis exacta de oxígeno
por la que pelear

observo, boqueando,
desde la ventana más alta
del edificio más alto,
buscando un lugar
en el qué caerme vivo

_

shoal-of-fish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 12, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: