Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

dentro

____________________________

 

_

_

_

Dentro está la máquina
y la caldera
que sigue funcionando
dentro de un rato.

Solo una membrana fría porfía,
porosa, el intercambio
entre lo que habita dentro
y el reflejo del charco
que contiene, entero,
un universo.

En ese negocio,
el espejo líquido
condena la abolición
del entusiasmo,
la reacción química
ejecuta
la cadena perpétua
de permanecer dentro.

Dentro de un rato
pasa que unas manos
tocan, dentro, un cuerpo
y se desvanece la alambrada
que escribe la palabra
dentro
en el diccionario.

Y la derrama fuera.

Dentro de lo que cabe.

_

insideguitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 22, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: