Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

m(a)us(ol)eo

_______________________

_

_

_

La distancia es un museo
con los techos muy altos,
de paredes blancas, blandas,
salpicadas de marcos
enormes
que exhiben, cada uno,
un eco distinto.
Expositores herméticos
conteniendo
centenares
de formas diferentes
de silencio.
Pasillos desiertos
de rastros de pasos,
de caricias.
Caminos de mármol
flanqueados
por árboles desnudos.
Luz artificial, pretenciosa,
escarchando todos los rincones.

Todo es esa blanca oscuridad,
ese muro de metacrilato
absurdo. Demencial y espeso.

Afortunadamente
todo ese edificio se viene
abajo con una palabra,
con una voz, con un roce.
Y todos los especímenes
vuelan entre la nube de talco
y proyectan su sombra
salvadora.

_

Museum-Design-corridor-view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 25, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: