Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

prudencial

_____________________________

 

_

_

_

Tenéis que entender algo:
a pesar de vuestra vocación,
a pesar de vuestro empeño absoluto,
ésto va a durar poco.

De hecho, precisamente, esa es la gracia.
Descontar días y latidos sin saber los que restan.

Serán breves las luces y la vida de las estrellas,
será estrecho el margen de error
en el borde de la azotéa, con el viento en la cara.

Ni si quiera los dioses tendrán algo parecido
a la eternidad. Ni tan solo las constelaciones
contarán con el viento imperecedero.

Ésto va a durar poco, y si no lo entendemos
no hay aire en los pulmones, ni beso, ni agua,
ni hijos colgados de vuestras manos,
ni mañana. No hay mañana. Ni futuro.

El futuro
es un fruto con las letras cambiadas.
Y solo existe en una absurda construcción
publicitaria.

Yo no digo que haya que hacer nada
al respecto.

Solo entenderlo.

O ni eso.

_

HOOFD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 20, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: