Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XIX


 

_

_

_

La ciencia debería
esforzarse en encontrar
una explicación para
esa permanencia
de las partículas, los átomos,
las moléculas, que quedan
en ese espacio de nada
que dejas
cuando ya no estás.
Esa resistencia a la desaparición,
esa reverberación compleja
que podría denominarse
algo así cómo
‘teoría de la renuencia
al olvido’,
y que combinaría
la termodinámica,
la química sensorial,
la concentración de los fluídos,
las ondas de la energía
y la poesía.

_
smell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 28, 2015 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: