Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XXXIV


 

_

_

_

Tengo que deciros algo,
aunque es posible que lo sepáis:

la meteorología no es una ciencia.

Detrás de esa fachada de cálculos,
isobaras y radares, realmente hay
un escogido grupo de taumaturgos
que hablan con los insectos
después de lanzarlos contra el viento.

Escrutan también, de manera
sistemática,
los ojos de los transeúntes
para averiguar la humedad relativa.

Suben a altas torres, abren
los balcones, husmean las nubes,
y murmuran palabras antiguas.

Luego se reunen en asambleas secretas,
alardean de sus genitales, lanzan
sus sortilegios. Cantan himnos olvidados.

Finalmente, visten sus mejores galas,
se marchan cada uno por su lado, acuden
a sus respectivos platós televisivos,
a exhibir sus costosas dentaduras.
A dar su parte, su maldito weather report.

A dejarnos a todos mirando el cielo
desde nuestras ventanas diminutas.

_
_71846942_1959weatherforecast_hi000305022

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 7, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: