Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

XLIV


 

_

_

_

Se nos está quedando vieja la mañana
y estrechas las esquinas del pasillo.
Nos quedan holgueros fulgores y temporales,
y no da la sisa para tan poca lluvia.

Ya no queda, decimos, hoguera ni brasero,
ni mesa en la que subirse
mientras el resto aguardamos abrazados.

Hicimos un trueque con la vidriera
de la estación de servicio,
con el hilo musical precalentado
y la parafernalia del café de la máquina.

De nuestra vocación de cometa,
conservamos la arquitectura del paraguas
plegado detrás de la puerta. No sea
que un día arrecie el viento como nunca

y ya no recordemos la excusa
para no dejarnos arrastrar sin mucho sentido.

_

high-quality-silver-golf-umbrella-red-golf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 14, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: