Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LX


 

_

_

_

La fuerza que al árbol
le confiere la fragua del mediodía
yo la gano de la luna,
o de la intermitencia del fluorescente.

Compartimos el agua —colorada
o blanca—,
ascendiendo por los capilares,
la arritmia del invierno que detiene
la savia y endurece la corteza.

Como el suyo, también
mi otoño es selenio de plata
y de marea, de suelo alfombrado
de hojas y de manos caducadas.

Ambos tememos el hacha, la herida
y la sequía.

A lo mejor,
a los dos nos aterra un verano
sin nadie
merodeando nuestra sombra.

_

human-circulatory-system-27-728

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 26, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: