Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

LXXVI


 

_

_

_

Casi todos los días me levanto
a las seis y cuarto.
Es una hora indecente, pero tengo
que agradecerle su brutal honestidad.
Me brinda un color de cielo migratorio
de noche moribunda. Me da una temperatura
que da cuenta de su estación y su carácter.

Casi todos los días tardo un buen rato
—a veces incluso después
de la ducha, del espejo y del coche—
en atravesar ese silencio denso,
casi navegable, casi translúcido,
que me convierte en península, rodeado
de inconsciencia por todas partes
excepto las que me unen al suelo,
a los pedales o al volante.

Luego viene, casi todos lo días,
irremediablemente, esa exploración
de los pliegues, ese intento recurrente
de norte perdido, de cálculo de posibilidades,
de probabilidad estadística, de luz.
Es obsesión por la linde
que separa la poesía del accidente de tráfico,
que delimita el trazo en el papel
y el mecanismo de la máquina del café
cuando se traga las monedas.

A veces también duermo un poco más.

_

Screen-Shot-2013-03-08-at-9.26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 9, 2016 por en intentario.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: