Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Escribir delante del espejo.
No por verme mientras lo hago,
por exponer el texto
a ese territorio contrario
e inhabitable.
No. Mejor escribir
directamente EN el espejo,
suponiendo que es una ventana,
o una pantalla. Imaginar
el texto inveso, o codificado,
o viajando por las redes
para ser decodificado
en un monitor remoto.

O no hacer nada de eso,
y usar los espejos únicamente
para lo que fueron concebidos:
distorsionar nuestra mirada,
saber si respiran los muertos
y detectar a los vampiros.
_

image6-e1455997099491

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 1, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: