Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Una empresa ha registrado
el noventa y cinco por ciento
del código genético del desconsuelo.
Lo comunica su director, serio,
en el plató de televisión,
como una noticia de alcance planetario.
Tiene el rigor de la inconsistencia
y un fulgor sostenido e intermitente.
Se basa, el descubrimiento,
en la similitud de ciertos
paraísos artificiales
con algunas placas de ordenadores
personales, o determinados
complejos fabriles. La conclusión,
afirma solemne, es del todo inexistente:
son botones que abrochan piel
con ojales de piel, es la esclerosis
de la metáfora, contagiada
a la multitud fractal y fragmentada,
son los reflejos de las luces
sintéticas que envuelven
el aliento del telespectador.
Se despide, recoge su informe,
con la boca llena de insectos,
colonias sin reina aparente
ni modelo matemático:
hormigas aladas ardiendo en la fachada,
y nos emplaza a próximas noticias
sobre el cinco por ciento restante.

_

adn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 30, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: