Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Una multinacional —japonesa, creo—,
acaba de descubrir la fórmula exacta
para disociar lo bello de lo terrible.

Algo así como la piedra
antifilosofal.

Tal y cómo algunos temíamos
parece tener que ver más con lo inacabado,
con el extrarradio y los bordes difusos.
Con la contaminación, incluso.

Los nipones no han desvelado
todos sus cálculos
pero todo apunta a que conservan
una muestra del ADN de Rilke.

Fuentes oficiales apuntan
que la aplicación práctica
de tal revelación
—su inevitable, por otra parte,
comercialización— resultaría
en una liberación tal de desconsuelo
que seríamos incluso capaces
de escribirlo.

La parte positiva,
en opinión del equipo investigador,
es que todo el oro se transmutaría
en hierro vulgar y afilado,
muy útil para otros propósitos.

_

rilke

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 4, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: