Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

Para cocinar
una despedida
en su propio jugo
es necesario conseguir
un abandono afilado,
fresco
y en buen estado.

Los que parecen cercanos
a la irreversibilidad
dan excelente resultado.
Aun raros. Aun, más, caros.

Después de desollarlo
y escaldarlo unos meses
en orgullo abundante,
báñelo unos minutos
en aceite de desasosiego.

Una vez dorado
trinche y sirva
de inmediato —o de ejemplo—
en forma de cama vacía,
acompañando con las esquirlas
del propio plato roto.

Siempre en ración
para uno.

Solo.

_

1-5077-301

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 23, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 424 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: