Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

La llama baila avivada
por el viento, animada
por la devoción
de la leña.

Entonces, un curioso
fenómeno —tal vez
meteorológico— agota
el oxígeno, precipita,
de manera instantánea,
la temperatura.

El fuego no se apaga:
la hoguera se congela.
Se fosiliza y se detiene.
Una representación,
tridimensional, gris
y frágil, del efecto
de la combustión
en la madera.

Una sublimación inversa
y pétrea, que ni siquiera
quema. Puedo tomar
ese extraño trofeo
y usarlo para adornar
mi estantería.

Con suerte, un día, todo
volverá a su naturaleza
y el fuego se contagie
a toda la casa. Tal vez
el juez, entonces,
pase por alto
mis tendencias pirómanas.

_

2014-12-09_mk03

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 23, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: